La bodega „Ratskeller“ en Munich – Un ostentoso restaurante con tradición

primavera-parasol-caravita-ratskeller-munich-alemania-04

La bodega „Ratskeller“ en Munich ya es por sí sola un lugar frecuentado por los turistas debido a su céntrica ubicación en el centro de la ciudad. Como su nombre indica, se encuentra debajo del ayuntamiento de Munich. Debido al aumento de la población, en el año 1867 se decidió trasladar el ayuntamiento a este lugar y construir un restaurante en la bodega. La idea fue aceptada y el edificio se inauguró en 1874.

Ya por entonces, el comedor era un laberinto de seis bóvedas. Los techos y paredes estaban adornados con 48 cuadros y otras representaciones que cuentan la historia de Munich y su conocida tradicción del consumo de cerveza. Muchas de las pequeñas obras de arte están diseñadas de forma especialmente humorística, de acuerdo con el carácter de Baviera, para así elevar la cerveza tan mundialmente conocida a la venerable cultura.

primavera-parasol-caravita-ratskeller-munich-alemania-11

No sólo la decoración interior es muy curiosa, sino que también lo son los antiguos precios de los alimentos y bebidas, que aparecen en su página web original. De costar entonces un litro de cerveza 26 pfening, a los orgullosos 10,00 € que cuesta actualmente el litro en el Oktoberfest.

Desde su aperuta el Ratskeller ha sido ampliado y renovado constantemente. Además de sus seis bóvedas, ahora tiene muchas otras salas que están conectadas entre sí. Los residente y los turistas de Munich se quedan asombrados al deambular por salas con temáticas completamente diferentes, mientras van de camino a su mesa. El “pantano” con su bóveda delicadamente pintada parace casi oriental, mientras que la bodega “bacchus” con un verdadero estilo bávaro, abre el apetito para algún plato tradicional.

En lo referido a lo culinario, el Ratskeller no deja nada que desear. Además de los clásicos de la cocina casera bávara, siempre hay nuevos platos inspirados en las cocinas de todo el mundo. Aquellos que no quieran aventurarse en las profundidades del restaurante, pueden sentarse en su patio interior. Lejos de las multitudes del centro de Marienplatz, las ventanas góticas del ayuntamiento, se dejan ver por todos los lados. El punto de atracción del patio interior lo conforma la escalera de caracol de piedra, que cuenta la historia de la humanidad con diferentes figuras.

Para tomar un café con tarta, una de las costumbres más típicas de Alemania, se puede hacer bajo la sombra de los brillantes parasoles Primavera de CARAVITA, y asu vez una de las actividades más frecuentes de Munich: ver y ser visto por los viandantes.

primavera-parasol-caravita-ratskeller-munich-alemania-01

Primavera Premium 2 m redondo, varillaje RAL 9016 blanco, tela acrílica U707, ribete E404 burdeos, con volante suelto, inclinable.