Un confort máximo para la temporada de invierno

Incluso ahora que ya la temporada de verano ha pasado, sigue valiendo la pena para el sector de la hostelería disponer de mesas al aire libre para sus clientes. En especial cuando los árboles empiezan a teñirse de amarillo y rojo y el viento llega más frío con la llegada del otoño, es un gran momento para poder disfrutar de un ambiente agradable en el exterior.

Para estar preparado para cualquier situación que surja en lo referido al clima, se debería comenzar a mirar ahora las soluciones para ello. Independientemente de si llueve, hace frío, viento o es de noche, los parasoles CARAVITA y sus accesorios ayudan al hostelero en otoño e invierno para poder ofrecer el mayor confort a sus clientes. Las telas de gran calidad 100% acrílicas, aseguran que una lluvia inesperada no afecte a los clientes que están en la terraza. Adicionalmente se pueden conectar los parasoles entre sí con canalones para evitar que entre la lluvia entre los parasoles.


Pero esto no es todo. Todos los parasoles CARAVITA se pueden equipar con sistemas de calefacción SOLAMAGIC. Estos pueden engancharse a las varillas o al mástil de todos los modelos de parasol. El parasol Big Ben destinado principalmente al sector de la hostelería, puede incluso llevar ya integrado el cableado por dentro de la estructura haciéndolo así inapreciable a la vista. De este modo se pueden sustituir los calefactores externos de trípode, por unos más seguros y eficientes enérgicamente. La comida en su restaurante favorito se transformará así para los clientes en una auténtica y confortable experiencia otoñal.

También para los días de viento, CARAVITA ofrece la mejor solución. Con su estructura extremadamente robusta, el parasol Big Ben es también la primera opción para terrazas en las que el viento sople a menudo. La versión 3×3 m resistió en el canal de viento a rágafas de hasta 100km/h y garantiza así una seguridad para los hosteleros, trabajadores y clientes. A pesar de esto, todos los parasoles deben de cerrarse en caso de vientos fuertes.

Para las horas nocturnas o días nublados, CARAVITA ofrece la posibilidad de equipar todos sus parasoles con iluminación. Puede montarse con posterioridad o en el caso del parasol Big Ben, pueden integrarse directamente sobre las varillas con cableado interior. Gracias a la posibilidad de este modelo de añadirle líneas de LED en las varillas, una ronda de café en los días más nublados o algún evento nocturno serán mucho más confortables. Estas líneas de LED están disponibles en blanco cálido, frío o con cambio de color y mediante un mando a distancia pueden encenderse, apagarse o regular la intensidad.

Con todas sus opciones de equipamiento, los parasoles CARAVITA no sólo optimizan su terraza ópticamente sino que también lo hacen de modo práctico, ayudándole a optimizar la zona exterior para la temporada de invierno.

Encuentre ahora la solución perfecta para su zona exterior.

Restaurante “Capriccio” – Serenidad italiana en medio de la gran ciudad de Berlín

En el barrio berlinés de Grunewald, se encuentra un pequeño local que aporta en medio de la gran ciudad su encanto italiano – el “Restaurante Capriccio”. El restaurante italiano no era sólo frecuentado por el antiguo canciller Helmut Kohl, sino también la actual canciller alemana Angela Merkel y su antecesor Gerhard Schröder son bienvenidos en el local.
El dueño David Kajat ha transformado la antigua estación en un local de moda. Su interior y su exterior, así como su oferta culinaria están creadas con ese ambiente italiano que lo caracteriza. Todos los días los clientes se convencen de su calidad.


La zona exterior está rodeada de robles que aportan una atmósfera tranquila en medio de la ajetreada vida de la ciudad de Berlín. En los días más calurosos se puede comer algo cómodamente en una mesa con un ambiente decorado con flores Oleander. Además la terraza está cubierta por un Amalfi QUADRO en rojo para que combinen a la perfección con el ambiente mediterráneo. Con el mastil QUADRO se pueden colocar 4 parasoles sobre un mismo mástil para cubrir una zona mayor.


Una cosa es segura – el “Restaurante Capriccio” no convence sólo por su oferta culinaria y de bebidas sino también porque invita a sus clientes a sentarse en una ecantadora terraza bajo el impresionante parasol de CARAVITA, un lugar acogedor para disfrutar del verano.
De sombra a sus clientes en otoño con el Big Ben con iluminación y calefacción integradas.