El negocio tradicional Kirchtag – Una protección para todas las ocasiones

En el corazón del casco antiguo de Salzburgo, se implantó un fabricante de paragüas, que hoy en día pertenece a los negocios más valorados de la ciudad.

Fundada por el bisabuelo, tomada después por el padre y ahora dirigida por el hijo, la empresa Kirchtag es un auténtico negocio familiar, que durante más de 100 año ha fabricado y vendido con orgullo paragüas hechos a mano. El negocio en la calle Gretreidegasse, es tan conocido como querido. El muro de más de 1.000 años que traspasa la tienda, es una verdadera joya.

La producción de los paragüas se realiza por completo a mano, con altos estándares de calidad. Los bastones de los paragüas son de distintos tipos de maderas nobles (p.ej. arce, cerezo, fresno, roble o nogal americano, ébano o palo de rosa ) y se doblan mediante el uso de vapor. La detallada elaboración se lleva acabo en el propio taller, que se encuentra en el mismo edificio que la tienda, así como el taller de costura en el que se hacen las telas para los paragüas. La calidad y el cariño al detalle, se pueden notar en cada pieza. Aquel que tenga el paragüas en la mano, entenderá enseguidad que la pieza de alta calidad y fabricada con materias nobles, es inigualable.

CARAVITA cuenta desde hace mucho años con la empresa Kirchtag entre sus distribuidores más cercanos. El director Andreas Kirchtag se encarga de la venta de los parasoles de alta calidad CARAVITA y apoya siempre al cliente asesorándole. Debido a la gran calidad y profesionalidad, la empresa cuenta con muchos clientes fieles y conocidos.

Entre algunos ejemplos están el famoso “M32” situado sobre la montaña Mönchsberg, el tradicional restaurant “Sternbäu” cercano a la muy conocida calle Getreidegasse, así como la filial del restaurante “L´Osteria”. Allí se decidieron por dos parasoles del modelo Big Ben con iluminación integrada “Elegance“, que combinaban a juego con el rojo del logo de la marca. La pasta y las pizzas saben especialmente bien, estando protegido del intenso sol y de la lluvia, en el maravilloso ambiente del casco antiguo de la ciudad de Salzburgo. La agradable iluminación del parasol, invitan a disfrutar de la noche de Salzburgo mientras de bebe una copa de vino.