PANO – Una combinación entre tradición y modernidad

En el corazón de Baviera justo a orillas del Danubio, se encuentra Ingolstadt. La pequeña ciudad de alrededor de 130.000 habitantes, es conocida por todos por su riqueza cultural y su maravilloso casco antiguo.

Uno de los comercios tradicionales de Ingolstadt es la Panadería Hackner. La primera panadería de este negocio familiar fue fundada hace más de 60 años por Anton Hackner. Hoy en día cuenta con más de 30 filiales que son dirigidas por la tercera generación de la familia Hackner; en su logo aparecen todavía los pícaros Max & Moritz. Con el lema “quién bien hornea, bien cocina” la empresa familiar ha fundado PANO.

En PANO se combinan los conceptos de bollería, café y bar. Al lado del pan recién horneado, se quiere también ofrecer al cliente la posiblidad de elegir entre una gran variedad de comida sencilla, en un acogedor ambiente. En la carta también se pueden encontrar platos clásicos asi como comida mediterránea.

Desayunar un croissant recién horneado acompañado de zumo de naranja recién exprimido. Deliciosa pasta o una pizza crujiente para la comida o la cena. Tartas, pasteles o bollería acompañados de un café o un tee caliente al mediodía. En la carta de PANO encontrará siempre lo que le apetezca en cada momento.

Quienes prefieran comer o beber su café al aire libre, pueden hacerlo también en la terraza de PANO. Alli los clientes se encuentran entre el colorido de las plantas y flores y bajo la sombra de tres grandes sombrillas blancas Big Ben. Rodeada de setos verdes, altos árboles y bajo la sombra de tres grandes parasoles, la terraza de PANO te invita a disfrutar del verano.